SALA MODERNISTA

 

El modernismo proponía un arte total que englobase todas las disciplinas artísticas. Con una clara vocación internacional, reivindicaba la libertad creativa, la recuperación de la artesanía, el mundo medieval y oriental y la exaltación de la naturaleza y la línea curva. En Cataluña coincide con la Revolución Industrial, el auge de la burguesía y el esplendor del Renacimiento. El salón de la Casa López conserva parte de la intervención de Eduard Maria Balcells, como el pavimento hidráulico y las vidrieras de las Dames de Cerdanyola, sin duda, una las estrellas del museo. La colección modernista del MAC también cuenta con otras vidrieras emplomadas originales de la casa, proyectados por Balcells, y un conjunto de escultura, cerámica, fotografía, carteles y artes aplicadas de algunos de los autores más prestigiosos de la época como Josep Llimona (Barcelona, 1864 – 1934), Lambert Escaler (Vilafranca del Penedès, 1874 -Barcelona, 1957), Apel·les Mestres (Barcelona, 1854 – 1936), Ramon Casas (Barcelona, 1866 – 1932), Alexandre de Riquer (Calaf, 1856 – Palma de Mallorca, 1920), Lluís Domènech i Montaner (Barcelona, 1850 – 1923), Adrià Gual (Barcelona, 1872 -1943), Lluís Bru (Ondarra, 1868 – Barcelona, 1952), Marian Burgués (Sabadell, 1851 -1932), Arturo Mélida (Madrid, 1849 – 1902), Marià Andreu (Mataró, 1888 – 1976) o Joan Vilatobà (Sabadell, 1878 – 1954).

 

Cabe destacar las muestras de cerámica modernista. Una de las piezas clave son los dos grandes jarrones con pie en forma de dragón de Marian Burgués, con un excepcional trabajo de modelado y esmalte, producidos por el Faianç Català, industria fundada por el ceramista de Sabadell a finales del siglo XIX. Entre la cerámica que conserva el museo también figuran azulejos decorativos procedentes de diversas casas de Cerdanyola. Como ejemplos de importaciones extranjeras de la época es necesario mencionar los azulejos de arista ingleses y una espectacular escultura decorativa de la marca vienesa Goldsheider que representa a la noche, donada por Marie Christine Vila. En escultura, es importante nombrar, también la colección de yesos originales de Josep Llimona, con piezas como La Font, Sant Jordi, La Virtut, Nu femení o dos versiones de la Virgen con el Niño para la parroquia barcelonesa de Pompeia que forman parte de la importante donación de la familia Juventeny. La sala también incluye carteles de Marian Andreu y Ramon Casas, donados por la familia Vilatobà y las hermanas Larrey respectivamente, y retratos fotográficos de Alexandre de Riquer y Enric Granados realizados por el pictorialista Joan Vilatobà, también donados por la familia del fotógrafo sabadellense.