SALA SMITH 

Ismael Smith i Marí (Barcelona, 1886 – White Plains, Nova York, 1972) es uno de los artistas catalanes más peculiares de final del modernismo, el inicio del novecentismo y la consolidación del art déco. A lo largo de su producción, Smith destacó en los campos de la escultura, el dibujo, el grabado y la ilustración. Fue el primer artista plástico incluido por Eugeni d’Ors en su peculiar lista de novecentistas.

 

Smith se caracterizó por unos dibujos irónicos y elegantes, llenos de sarcasmo y, a menudo, con una fuerte carga erótica y una gran ambigüedad. Formó parte de la colonia de veraneantes de Cerdanyola durante las primeras décadas del siglo XX, y era muy cercano a Enric Granados, el padre Ramon Garriga, la familia Togores y los hermanos Roviralta. Después de diversas estancias en París, Londres, Madrid y Sevilla, en 1919 se instaló definitivamente en Nueva York, donde, después de concentrarse en los grabados y ex libris, y de dos experiencias frustradas en el campo de la escultura religiosa, abandonó la vida artística para dedicarse al estudio de la cura del cáncer a título individual y mediante técnicas naturistas sui generis. Ante sus continuas excentricidades y desequilibrios, que causaron las denuncias del vecindario, la familia Smith se vio obligada a encerrarlo en un hospital psiquiátrico, donde moriría en 1972.

 

Enrique García-Herráiz, albacea del artista, hizo una importante donación al Museu d’Art de Cerdanyola, en memoria de Paco Smith, hermano del escultor. La donación consta de un fondo de más de 200 dibujos y una extensa serie de grabados, ex libris y pequeños impresos, así como manuscritos, correspondencia, libros, catálogos, fotografías, películas y documentación diversa. Destacan los refinados dibujos a tinta de la etapa barcelonesa de Smith que ilustraban revistas y publicaciones de la época y, también, las imágenes con toques de color y de líneas más expresivas inspiradas en la vida nocturna de París. Es necesario mencionar los excepcionales retratos de los hermanos de Ismael o de personalidades como Francesc Cambó, Enric Granados o José Pinazo. Junto con la donación García-Herráiz, el museo cerdañolense también ha recibido de la galería Artur Ramon, tres esculturas originales en yeso que corresponden a la mejor época del artista. En definitiva, e incluyendo el depósito de Marie Christine Vila, hija del pintor Joan Vilacasas, el MAC se ha convertido en un punto de referencia esencial para el estudio de Ismael Smith.